Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘Euro’

This is the title of a research paper I have written with my colleague and leading monetarist, Professor Tim Congdon, and published by the Institute of International Monetary Research (IIMR). This is a brief summary extracted from the paper, which is fully available at http://www.mv-pt.org/research-papers:

The quantity of money matters in the design of a monetary policy regime, if that regime is to be stable or even viable on a long-term basis. The passage of events in the Eurozone since 1999 has shown, yet again, that excessive money growth leads to both immoderate asset price booms and unsustainably above-trend growth in demand and output, and that big falls in the rate of change in the quantity of money damage asset markets, undermine demand and output, and cause job losses and heavy unemployment. This is nothing new. The ECB did not sustain a consistent strategy towards money growth and banking regulation over its first decade and a half. The abandonment of the broad money reference value in 2003 was followed in short order by three years of unduly high monetary expansion and then, from late 2008, by a plunge in money growth to the lowest rates seen in European countries since the 1930s. The resulting macroeconomic turmoil was of the sort that would be expected by quantity theory- of-money analyses, including such analyses of the USA’s Great Depression as in Friedman and Schwartz’s Monetary History of the United States.

This paper argues, from the experience of the Eurozone after the introduction of the single currency in 1999, that maintaining steady growth of a broadly-defined measure of money is crucial to the achievement of stability in demand and output. The ECB did not sustain a consistent strategy towards money growth and banking regulation over its first decade and a half.

The chart below illustrates our point very well:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

As ever, comments very welcome.

Juan Castañeda

 

Read Full Post »

On March 2nd (Fundación Rafael del Pino, Madrid) I had the pleasure to join a panel on the future of the European Banking Union (EBU) (and on Brexit) with very distinguished colleagues and friends: Jose Manuel Gonzalez Paramo (BBVA and former member of the ECB Executive Committee), David Marsh (OMFIF, London) and Pedro Schwartz (UCJC, Madrid) (see the video of the seminar here). During the  event I also had the opportunity to launch in Madrid the book I co-edited last year on the European Banking Union. Prospects and Challenges (Routledge). The book is a collection of essays on the EBU by central banks’ analysts, academics and practitioners from different jurisdictions. Each of them addresses the topic from a different perspective, either legal or economic, and highlights the pros and cons of the EBU as well as its expected challenges over the next few years.

It is obvious to all now, but also to many experts at the time of the launch of the euro, that the institutional architecture of the euro was, at the very least, weak and incomplete (see some of the articles in the 1990s written by W. Buiter, C. Goodhart, P. Schwartz, T. Congdon or G. Wood, amongst others). No currency union has survived for long without a political union or a supranational Treasury, with enough powers and policies to back the currency. And this is particularly true in the case of an area, such as the Euro area, which is far from being a flexible and fully functioning monetary area. You may want to check out the results of the research report just published by the Institute of International Monetary Research on the measurement of the integration of the euro area or its ‘optimality’ as a single currency.

The reference to the classical gold standard (1870s – 1913) as a comparison with the current euro standard deserves some attention. We should be aware of the differences between both standards: the gold standard was indeed a monetary union, where member economies fixed their currencies against gold; whereas the euro standard is a currency union, where countries get rid completely of their national currencies and adopt a single currency for all. The latter is much more rigid and demanding during a crisis, since member states have no room to alter the parity of the currency (there is no national currency!), nor to abandon the parity on a temporary basis. Under a currency union member countries have effectively no central bank of issue, as this function has been fully delegated to a supranational central bank. We have experienced since 2008 how demanding this monetary system becomes under a crisis, much more a severe financial crisis, as countries have no other option but to cut costs and prices in an effort to regain competitiveness (the so-called ‘internal devaluation’). This is an option to sort out the crisis, but it has proven to be a painful one our economies (and even more, our populations) seem not to be ready to implement or even to accept.

In a nutshell, the EBU implies the following (more details on the presentation here):

  • The establishment of the European Banking Authority (EBA), which overseas the implementation of the new (much higher) Basel III banks’ capital ratio and the new liquidity ratio across the EU.
  • The establishment of a single banking regulator under the ‘Single Supervisory Mechanism‘ (SSM) for big banks or transnational banks in the Eurozone (around 80% of all), in the hands of the European Central Bank in Frankfurt. In addition the new Single Resolution Mechanism (SRM) has been stablished to deal with the recovery or resolution of a bank (see more details below).
  • According to the new EU Recovery and Resolution Directive (RRD), every bank must draft a resolution plan to be approved by the regulator, in order to resolve the bank if needed be in an orderly and timely manner. In addition, should a bank under the SSM need to be resolved, the government will not use taxpayers’ money in the first place. Actually the resolution or recovery process is going to be handled by the SRM. And only when the bank’s shareholders and creditors’ money has been (mostly) exhausted (so they have absorbed losses of at least 8% of the total liabilities), the bank can benefit from other sources of funding to pay its debt or conduct other operations (such as the Resolution Fund, see below). This is what the literature calls a bail-in rather than the bail-outs of the banks with taxpayers’  money we have seen in the recent crisis.
  • In addition, all member states have agreed to guarantee the deposits up to 100,000 euros per person per bank (however there is not yet a pan-EU deposit guarantee scheme but national schemes).
  • Finally, the EBU would not be complete should we not pay attention to the role of the ECB and the National Central Banks as the lenders of last resort in the Euro area. Modern central banks (particularly since the 19th century, but also earlier in the case of the Bank of England) were established to support the banks in case of a liquidity crisis. If a bank is solvent but illiquid, and thus cannot pay its deposits temporarily, the bank can always request extraordinary lending to the central bank (as W. Bagehot put it in his famous 1873’s seminal book: unlimited lending but always against collateral and at a penalty rate). However, this competence is still in the hands of the National Central Banks in the Euro zone which, provided there is no objection of the ECB, can lend money to the national bank in crisis at request. This division of competences between the ECB and the National Central Bank should be better coordinated so no banking crisis is artificially ‘hidden’ or postponed under the provision of liquidity by the national central bank.

The ‘Euro 2.0’

As Jose Manuel Gonzalez Paramo put it, the European Banking Union is a sort of ‘Euro 2.0‘ as it comes to remedy (at least some) of the Euro 1.0 institutional problems and weaknesses. In this regard, I agree it is an improvement as it helps to create a more consistent and credible institutional setting (*); however it does not tackle important aspects I will just briefly mention below:

  • First of all, the EBU and the new Resolution Fund (paid for by the banks, its amount will be no less than 1% of banks’  guaranteed deposits) will not be completed until 2024. So, should a banking crisis occurs in the meantime the banking sector will not have enough funds to pay for the banks’ liabilities on its own or to fund and implement the decisions made by the SRM.
  • Secondly, if a bank needs to be assisted and finally resolved, a complicated coordination between many actors of divorced nature and aims (political, national and supranational) is required in a question of days/hours. Of course the test to this procedure will come when we experience the next banking crisis (see more details on chapter 2 by T. Huertas, see book mentioned above).
  • But finally and most importantly, in my opinion, the EBU does not resolve the fundamental problems of the Euro zone; which are the abysmal internal asymmetries amongst member states in terms of competitiveness, public finances or costs (see some measurements here), as well as the actual lack in internal and cross-border flexibility as regards labour and good and services markets. Just a view of the asymmetries in Target-2 member states’ balances is as striking as self-explanatory.

The EBU adds consistency and predictability to the supervision and resolution of banks. In this sense, it is an improvement. It also makes banks pay for the losses before applying any other funding, even less taxpayers money; but we are yet to see the robustness of the new institutions established as well as the political commitment to the bail-in option in reality. The EBU is in my view another ‘patch’ on the euro’s structural weaknesses.

 

Juan Castañeda

Notes:

(*) However more consistent, I do not think this type of euro currency, very much centralised and linked to an increasingly powerful supranational State, is the best we could have established to preserve the purchasing power of the euro; I will elaborate further on the alternatives in next posts.

Read Full Post »

El 2 de marzo de 12 a 14 horas en la Fundación Rafael del Pino (Madrid) tendré la oportunidad de participar en un coloquio con Jose Manuel González Páramo (BBVA, moderador), Pedro Schwartz (UCJC) y David Marsh (OMFIF) sobre cómo afectará Brexit a la Unión Bancaria Europea y a los servicios financieros que presta la llamada ‘City’ de Londres.

El tema, mejor dicho, los temas que hay sobre la mesa son verdaderamente complejos. Pero por supuesto que pueden tratarse de manera asequible para no especialistas; si hay algo que realmente me disgusta en Economía es cuando especialistas en la materia se enzarzan en un debate utilizando un lenguaje innecesariamente oscuro que no entiende nadie (algo que ocurre con demasiada frecuencia, casi de manera generalizada, con los artículos académicos en Economía …, lo que no les hace mejores sino más alejados de la realidad e incomprensibles). En concreto, seguro se tratará de cómo la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) afectará a los servicios financieros que Londres, como plaza financiera de referencia en Europa, presta tanto a países como a empresas financieras y no financieras en el continente. Uno de las ideas que sostendré en el debate es que si Londres ha sido durante décadas (siglos) una plaza eficiente en la prestación de tales servicios, que por supuesto cumple con la regulación financiera Europea, por qué no debería seguir haciéndolo? Desde una perspectiva puramente económica, la cuestión no admite controversia: es eficiente y beneficioso para las dos partes aprovechar las ventajas competitivas que cada uno puede aportar en el comercio de bienes y servicios. Esto es algo que un estudiante de primero de Economía debería saber.

Hablaremos también de la union bancaria Europea, y de lo que implica e implicará en los próximos años en lo que se refiere a la regulación y, si fuera necesario, la liquidación ordenada de un banco en una futura crisis bancaria. Se trata de un conjunto de nuevas regulaciones e instituciones aprobadas por todos los países de la UE que tratan de paliar alguno de los fallos observados en las respuestas que los Estados Miembros dieron a las distintas crisis bancarias nacionales en la reciente crisis financieras. Y, aunque no muchos lo sepan, el Reino Unido, aún no siendo parte de la zona del Euro, como miembro de la UE sí ha tenido que cumplir con parte de la regulación que acompaña a la union bancaria Europea.

El evento también servirá para presentar el libro, ‘European Banking Union. Prospects and Challenges’ (Routledge), que hemos editado G. Wood D. Mayes y yo mismo. Se trata de una colección de capítulos que tratan de cómo se ha diseñado la union bancaria, su definición y funcionamiento, así como de algunos de los aspectos que en opinión de algunos de los autores puede poner en peligro su efectividad y viabilidad. Aquí podéis encontrar un resumen del libro, así como más información sobre los temas de los que trata:

‘Recent failures and rescues of large banks have resulted in colossal costs to society. In wake of such turmoil a new banking union must enable better supervision, pre-emptive coordinated action and taxpayer protection. While these aims are meritorious they will be difficult to achieve. This book explores the potential of a new banking union in Europe.

This book brings together leading experts to analyse the challenges of banking in the European Union. While not all contributors agree, the constructive criticism provided in this book will help ensure that a new banking union will mature into a stable yet vibrant financial system that encourages the growth of economic activity and the efficient allocation of resources.’

Quedáis invitados todos!

Juan Castañeda

Read Full Post »

(Versión revisada de los artículos publicados originalmente el 29 de octubre de 2012 en Oroyfinanzas.com, en la forma de dos artículos: M3 y la política monetaria en la Eurozona y ¿Por qué  dejó de confiar el BCE en el agregado monetario M3? )

Dinero y política monetaria: el “olvido” del BCE y el abandono de la Fed

Me temo que la historia monetaria de nuestro tiempo está plagada de desaciertos. Hay que reconocer que el oficio de banquero central es extremadamente difícil y no querría yo verme en su piel. Uno de esos desaciertos fue la revisión del BCE (Banco Central Europeo) de su estrategia monetaria en mayo de 2003. En el mes de mayo de ese año, entre otras medidas, anunció que dejaría de publicar el llamado valor de referencia de M3 con una periodicidad anual, como venía haciendo desde 1999. En la misma línea, la Reserva Federal de EEUU dio un paso más allá en 2006 cuando, simple y llanamente, dejó de publicar el agregado monetario más amplio existente hasta esa fecha en esa economía, M3.

La inflación como fenómeno monetario

De las pocas cosas que con certeza sabemos en teoría monetaria es que un aumento continuado y excesivo de la cantidad de dinero acaba por deteriorar el poder de compra de la moneda dado que, con el tiempo, provocará inflación. Los responsables del BCE en 1999 eran bien conscientes de ello. Muy en particular, el que fuera su economista jefe de entonces, el alemán Otmar Issing, utilizó la experiencia exitosa del Bundesbank en la conducción de una política monetaria verdaderamente comprometida con la estabilidad del poder de compra de la moneda. ¿Cómo despreciar una estrategia monetaria que había sido testada con éxito durante décadas, siendo además el Bundesbank el banco de referencia para el BCE? Era pues lógico aprender de sus aciertos: entre ellos se encontraba el diseño de una política monetaria con una conexión decisiva entre el crecimiento de la oferta monetaria y los riesgos de inflación. Tan simple, claro y eficaz como eso.

El BCE: a la estela monetaria del Bundesbank (1999-2003)

Y así lo hizo el BCE desde 1999 hasta 2003, cuando anunció el uso de la oferta monetaria en la Eurozona como el pilar fundamental y prioritario de sus decisiones. Para ello, el BCE se comprometió a anunciar anualmente la tasa de crecimiento del agregado monetario más amplio de la Eurozona (M3) que resultaba compatible con la estabilidad de los precios (el llamado valor de referencia de M3); de este modo, M3 se convirtió en la variable esencial para valorar la estabilidad de los precios.

La interpretación de su estrategia era sencilla: si la oferta monetaria crecía por encima de ese valor, se entendía que habría inflación más tarde o temprano, por lo que el BCE tendría que subir el tipo de interés en el futuro cercano. Eso sí, dado que esta relación no es instantánea, todo sobre-crecimiento del dinero por encima de ese valor no implicaba necesariamente un cambio automático de la política monetaria, pero sí un signo anticipado de inflación que habría de tomarse muy en cuenta. Se reconocía así que la inflación se explica a medio y largo plazo por un crecimiento excesivo de la oferta de dinero (la que he llamado otras veces la ley de la física monetaria).

El olvido del BCE (2003 – )

En mayo de 2003, tras más de dos años en que la oferta monetaria (M3) crecía por encima de su valor de referencia (ver gráfico a continuación), los responsables del BCE anunciaron que dejarían de publicar ese valor de referencia anualmente. Según las declaraciones de los responsables del BCE que comparecieron en la rueda de prensa donde explicaron los cambios en la estrategia del banco, ello no implicaba que no se fuera a volver a publicar en el futuro, si bien no necesariamente cada año. Sin embargo, ya han pasado diez años y el BCE no ha vuelto a hacerlo. Bien parece que el BCE se hubiera olvidado de ello y, desde 2004, el BCE sigue recopilando y publicando el agregado M3, pero ya no le asigna un valor de referencia que pueda servir de guía para la política monetaria del BCE.

¿Por qué lo hicieron? Fundamentalmente, porque ya no confiaban como antes en la relación entre el crecimiento de la oferta de dinero y la inflación. Entre 2001 y 2003, la inflación de los bienes de consumo (medida por el IPC) crecía muy moderadamente en la Eurozona y, paralelamente, M3 no dejaba de crecer de manera extraordinaria (ver gráfico, muy por encima del valor de referencia). Se pensó entonces que la relación entre ambas variables, dinero y precios, no era tan estrecha como se creía hasta entonces, y decidieron rebajar el peso de M3 en la toma de las decisiones monetarias. En su lugar, dieron más protagonismo a modelos macroeconómicos que explicaban la inflación como el resultado de excesos de demanda agregada (o de un output gap positivo, por ponerlo de forma más precisa); de nuevo, explicaciones keynesianas de la inflación que vienen fallando ya desde los años 70. Y fallaron y fallan porque son teorías que no tienen en cuenta que es en última instancia el crecimiento del dinero lo que posibilita y genera inflación.

Las teorías keynesianas de la inflación la explican por un aumento del gasto agregado (consumo) en la economía que es superior a la producción disponible de bienes y servicios en el mercado que, como resultado (dicen), presionará los precios al alza. Pues bien, ¿entonces cómo explicamos una inflación con recesión económica? Sencillamente, con esas teorías no es posible hacerlo. Así ocurrió en los años 70, cuando la teoría keynesiana fue incapaz de explicar el aumento vertiginoso de los precios que corría en paralelo con una fuerte caída de la demanda de gasto en la economía. Y es que fue, de nuevo, el crecimiento monetario excesivo de esos años lo que estaba detrás de la inflación de dos dígitos que afectó a las economías desarrolladas.

En mi opinión, esta decisión del BCE fue un claro desacierto porque claro que el aumento de la oferta de dinero entre los años 2003 y 2008 estaba siendo inflacionista, pero no se reflejaba en los precios de los bienes de consumo (en el IPC), sino en los precios de las acciones y otros activos financieros, así como en el precio de las viviendas. De hecho, el crecimiento de M3 duplicó y hasta llegó a triplicar el antiguo valor de referencia desde 2004 hasta 2008, ese valor que era compatible con la estabilidad de los precios, ¡pero de todos los precios! Las consecuencias se hicieron evidentes pronto en la Eurozona: el crecimiento de la oferta de dinero infló los precios de los activos financieros y reales (que crecieron a tasas realmente insostenibles) y desembocó finalmente en una de las crisis financieras más severas de la era contemporánea.

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de BCE

Por su parte, la Reserva Federal de EEUU, que desde hacía ya décadas no venía prestando excesiva atención al crecimiento monetario en su economía, se limitó a continuar por esa deriva y dejó de calcular y publicar el agregado monetario M3. Según su comunicado oficial del 9 de marzo de 2006, este agregado monetario amplio había dejado de ser utilizado en la toma de decisiones monetarias de la Fed hacía ya años.

Juan Castañeda

Read Full Post »

(Publicado originalmente en el diario en internet Oroyfinanzas.com bajo el título, “Inédito: El BCE fuerza a los Estados que soliciten crédito”, el 10 de septiembre de 2012.)

La “Vieja Dama” del continente se suelta la melena

 

Mucho se ha hablado y publicado sobre las decisiones adoptadas el pasado día 6 de septiembre por el Consejo de Gobierno del BCE. En pocas palabras, el BCE decidió simple y llanamente actuar como un banco central nacional tradicional y prestar abiertamente a los Estados nacionales en apuros.  Realmente no se ha innovado nada, ya que los bancos centrales se crearon en la Edad Moderna precisamente para ese fin. Eso sí, el BCE ha ido un poco más allá,  pues ha tenido que tomar el liderazgo en esta decisión. Y es que con la decisión del jueves pasado el BCE ha tenido que llenar, por la vía de los hechos, el atronador vacío institucional que acompañaba al euro desde su creación en 1999, y que se ha hecho penosamente evidente con la (primera) crisis de la Eurozona. ¿Como lo ha hecho? Es sencillo, actuando como si fuera el banco central de un Estado único.

El BCE da el paso adelante

La única diferencia relevante es que, a diferencia de cómo venía prestando a los Estados tradicionalmente, ha sido el propio banco central “nacional” de la Eurozona, el BCE, el que se ha visto forzado a pedir a los Estados que le soliciten el crédito. ¡Esto sí que es inédito! Como una imagen vale más que mil palabras, el genial James Gillray plasmó en esta caricatura a finales del siglo XVIII cómo se veía ya entonces esta financiación tan privilegiada del Estado; tal y como detallo algo más aquí.

Gillray retrata al primer ministro inglés asaltando las arcas del Banco de Inglaterra para poder financiarse; Banco representado por una enfurecida  vieja dama (de ahí que se le conozca como la Vieja Dama desde entonces) ¡Lo único innovador es que ahora es el propio BCE el que pide ser “asaltado”!

¿Un rescate irresponsable?

Muchos analistas ven en este sobrevenido rol del BCE el inicio de un rescate irresponsable de Estados con verdaderos problemas de solvencia. Para saber si es realmente así, podemos aplicar los criterios que ya propusiera el gran economista británico del siglo XIX, Walter Bagehot, para decidir cuándo y cómo se debía ayudar a un banco en crisis; criterios que fueron adoptados en la práctica de manera exitosa durante más de cien años (no así en la reciente crisis). De acuerdo con Bagehot, el banco central debía prestar al banco con problemas de liquidez de manera ilimitada siempre que (1) el banco tuviera activos que respaldaran ese crédito, así como (2) el préstamo fuera a un tipo de interés mayor que el normal del mercado. Pasado el momento de crisis o de pánico, el banco devolvería el crédito por lo que el aumento de la liquidez sería solo temporal y por tanto no inflacionista. ¿Eficaz y sencillo verdad? Pues bien, sustituyan “banco” por “Estados” y darán con una buena guía para evaluar el paso dado por el BCE. Enumero muy brevemente algunas de sus características:

(i) El BCE podrá comprar ilimitadamente deuda de los países en crisis en el mercado secundario.

(ii) Lo hará siempre que lo solicite formalmente el Estado en cuestión, que habrá de someterse a las condiciones exigidas por la UE para garantizar la devolución del crédito. (iii) ¿A que tipo de interés? Desde luego que será superior al del mercado en tiempos normales. Y (iv) para evitar que sea inflacionario, el BCE se ha comprometido a “esterilizar” el efecto de estos préstamos. Disculpen por la jerga de la que acabo de ser presa; con esterilizar quiere el banco central aclarar que reducirá por otros medios la cantidad de dinero en circulación, de modo que no aumente la oferta de dinero y con ello evite riesgos de inflación a medio y largo plazo.

Se inferiría de estas condiciones que solo se prestará a los países (solventes) que se estime sean capaces de devolver el crédito. Si de verdad nos creemos que es eso, un crédito condicionado para asegurar su devolución, entonces no será posible el rescate de un país realmente insolvente. Siendo así, ¿de verdad que se dejará caer a un país que se estime sea insolvente? Lo dudo. Fíjense, el mismo jueves pasado el BCE anunció también que aceptaría de nuevo sin límite los títulos de deuda de los países rescatados como garantía para conceder un crédito. Recuerden cómo funciona el modelo tradicional, nos guste o no: un banco central, una moneda y, ahora, un tesoro únicos. Hacia eso nos encaminados.

 Juan Castañeda

 

Read Full Post »

(Artículo publicado originalmente en el diario digital OroyFinanzas, el 30 de julio de 2012).

 

Sr. Draghi, el BCE es un banco central más

 

Lo queramos o no, el Banco Central Europeo (BCE) fue concebido como el nacimiento de un banco central nacional; eso sí, de entonces once y ahora nada más y nada menos que de diecisiete naciones distintas. Esta sencilla constatación está en la base del agravamiento de la crisis de las deudas nacionales por las que han atravesado y aún sufren muchos de sus países miembros. Primero Grecia, seguida de Portugal e Irlanda, y ahora parece que le toca el turno a España e Italia. Es una sucesión de caídas de los tesoros nacionales que responde al mal gobierno de las cuentas públicas claro, pero cuya precipitación descansa, por encima de cualquier otro motivo, en la creación de una moneda como si hubiera un Estado único que la respaldara. Pues bien, ha hecho falta sólo una crisis financiera, cierto que importante, para comprobar su fragilidad y destapar el tarro de las contradicciones institucionales de la moneda única.

Otra moneda nacional, otro banco central nacional

Hasta ahora, de respaldo de la moneda, casi nada de nada. Ha costado “sangre, sudor y lágrimas” que los Estados miembros se percataran de las consecuencias fatales de esa ausencia de algún tipo de tesoro o hacienda supranacional europea, y luego dieran pasos efectivos para crear, sobre la marcha, fondos de rescate para ayudar a los países miembros. Algunos tacharán esta solución hacia la que vamos como indeseable, por devenir en mayor centralización y peso de un gobierno paneuropeo. Lo comparto, pero no es ahora cuando tenemos que discutir sobre ello. ¿Acaso no se defendía el proyecto del euro en los 90 como una vía para profundizar en el proceso de integración europea, hacia la supuesta panacea de la integración política y económica de las naciones participantes? ¿De verdad que la adhesión al euro era sólo una decisión de naturaleza económica, basada en una evaluación racional de sus costes y beneficios? ¡Desde luego que no! No olvidemos que un país como el Reino Unido se apartó en su momento de este proyecto dado que, según argumentaban sus críticos, supondría a la larga de una manera u otra la cesión de soberanía fiscal a Europa, además de la monetaria claro.

Pues bien, fue dentro de este proyecto político paneuropeo que impulsaba frenéticamente las ruedas del euro cuando se crearon las reglas que lo gobernarían y mantendrían como una moneda fuerte. Destacaremos dos que han saltado como costuras de un traje mal hilvanado: (1) La prohibición del rescate de Estados y (2) La independencia del BCE y la prohibición de préstamo a los Estados.

Pues bien, parece como si el BCE “pasara por aquí”, y que la crisis actual no le incumbiera. Su presidente, en una sucesión de contradicciones alarmante, por un lado nos recuerda esas reglas iniciales del euro y que, por tanto, no está el BCE para financiar Estados deficitarios; y, por otro lado, cuando la situación se acerca al colapso, se pone el traje de presidente del banco que emite el euro y compra deuda de esos Estados de manera más o menos indirecta, así como llega a afirmar, faltaría más, que respaldará la supervivencia de su propia moneda.

Disculpe Sr. Draghi, pero el tiempo en que nos creíamos que el BCE podía ser un banco central diferente, plenamente comprometido con la creación de una moneda fuerte, como si hubiera adoptado el patrón oro como ejemplo, ha pasado. Y, por la vía de los hechos, me temo que la institución que preside se ha convertido en un banco central como el resto que, de cuando en cuando, ha de enfangarse en las cuentas públicas para rescatar a los Estados de sus miserias financieras. Sí Sr. Draghi, a la postre, un banco central nacional más, muy a mi pesar.

 

Juan Castañeda

 

Read Full Post »

(Artículo publicado originalmente en el diario en Internet Oroyfinanzas el 15 de Junio de 2012)

El euro: La crisis de una moneda coja

 
Mucho padecemos ahora con la crisis económica y sus efectos empobrecedores tan generalizados y, en muchos casos, verdaderamente dramáticos. Pero bien podemos decir que, al menos en lo que se refiere al caso Europeo, es una crisis agravada por el mal diseño del euro. Algunos gobiernos habrán gestionado peor sus presupuestos que otros, sin duda, pero la persistencia de la crisis actual en Europa tiene mucho más que ver con la creación en su momento de una moneda coja.

Nos dijeron que iba a ser una moneda fuerte y sólida. Así, para preservar el poder de compra del euro, se prohibió por ley el rescate a países y hasta se declaró la independencia total del BCE de los Estados y la imposibilidad de préstamo a ninguno de ellos. Ahora se ve que eran sólo buenos principios, asentados sobre arenas movedizas. El error fundamental es que se creó una moneda única y no había un sistema de transferencias planeadas para afrontar posibles crisis que afectaran especialmente a alguno de los Estados miembros. A eso algunos lo llaman una política fiscal más centralizada.

Hoy en día, el Estado delega en un banco central nacional la emisión en exclusiva de la moneda de reserva, que es luego utilizada por bancos y cajas para crear medios de pago en forma de depósitos. Además, es el banco central quien dirige la política monetaria. En el caso del BCE, se nos dijo por activa y por pasiva que no acudiría al rescate de los Estados miembros, ni dirigiría sus decisiones monetarias para financiarles en condiciones ventajosas.

Sin embargo, hemos comprobado que ambas premisas han saltado por los aires a las primeras de cambio. Y claro que lo han hecho, porque eran condiciones que en el fondo eran imposibles de cumplir en el régimen monetario en que vivimos, bajo el control último de los Estados.

Pensemos en la crisis de una comunidad autónoma española. ¿Acaso hay alguien que crea que España va a dejar que suspenda pagos? Lo que de hecho ya hace es inyectar dinero desde el presupuesto central y, en su caso, respaldar su deuda. Paralelamente, el banco central, de ser soberano de nuevo en España, prestaría dinero al Estado en condiciones ventajosas o bien compraría su deuda para reducir el pago de intereses. Todo esto es lo que poco a poco se está haciendo a escala europea.

Por tanto, Europa camina por la vía de los hechos, y aunque sea como resultado del penoso diseño inicial de su moneda, hacia una mayor integración política. Nos guste o no, esto no hace sino cerrar el modelo iniciado en 1999 y completarlo: un Estado, una moneda, un Tesoro.

 

Juan Castañeda

 

Read Full Post »

Older Posts »